jueves, 25 de septiembre de 2008

OBJETIVO BÁSICO FINANCIERO

La mayoría de personas a las que se menciona el Objetivo Básico Financiero (OBF) tienden a pensar en alcanzar un máximo de utilidades o ganacias, pero más que eso es un “marco de referencia que guía la toma de decisiones y el administrador enfoca sus decisiones cotidianas únicamente al alcance de la máxima utilidad se corre el peligro de que con ellas no se garantiza el futuro de la empresa”. (GARCÍA, Oscar León. Administración Financiera: Fundamentos y aplicaciones. 3ª edición, 1999, 9.3).

Para alcanzar el OBF es errado pensar en la disminución de costos y gastos pues puede conducir a decisiones como el uso de mano de obra barata no calificada, materia prima de baja calidad, mantenimiento a bajo precio y control de calidad, poca publicidad, entre otros.

Este tipo de estrategias podrían tener buenos resultados en un principio, pero debido a las condiciones de competencia se acabaría rápidamente pues se debe garantizar siempre un producto o servicio de excelente calidad. Por estos motivos el crecer y permanecer serán los dos importantes objetivos, con iras siempre a la generación de ingresos y la eficiencia en el manejo de recursos.

El OBF debe ser visualizado a largo plazo y algunos sacrificios de utilidad permitirán la permanencia y el crecimiento.